Compartiendo Experiencias

El diálogo y las formas de diálogo

Preparado y expuesto por Prof. Diego L. Quinteros

Concepto General:

Una nota propia de la comunidad es el diálogo. El hombre es sociable por naturaleza, por lo cual podemos decir que el diálogo es la natural consecuencia de la tendencia innata del hombre a comunicarse con los demás. El diálogo es el encuentro personal entre dos o más personas, donde uno habla con el otro para que alternativamente manifieste no sólo ideas sino también afectos. No es una imposición, sino un intercambio fluido de ideas.

El diálogo supone:

  1. su principal fin es la búsqueda de la verdad.
  2. Saber escuchar: ponerse en lugar del otro, saber atender la expresión de aquél que se comunica con nosotros.
  3. Hablar oportunamente: considerar que no todo momento es oportuno para expresarnos, es preciso disponibilidad, apertura y serenidad.
  4. Ser uno mismo: hay una tendencia a renunciar a nuestra identidad cuando queremos que el otro consienta nuestro pensamiento o nuestra postura sobre algún asunto. Esta tendencia lleva a la perdida de nuestra personalidad. Uno debe reconocerse tal como es, no perder sus principios, ni renunciar a sus valores solo para armonizar un grupo, un equipo o cualquiera instancia interpersonal.
  5. Prudencia Pedagógica: tener en cuenta quien es la persona que habla con nosotros, su formación, inteligencia emocional, su edad, su perfil psicológico, etc.
  6. Claridad: el diálogo supone claridad en el intercambio de ideas, pensamientos y puntos de vista. Es bueno que ambas partes esfuercen es ser sinceros en cuanto a la búsqueda de sus intereses.
  7. Afabilidad: no gritar, ofender, herir.
  8. Confianza: la desconfianza es causa de la incredulidad. El diálogo confiable promueve el encuentro sincero.
  9. Silencio: a veces más elocuente que la palabra. Luego de la palabra es el segundo poder de la humanidad.

Ventajas del diálogo:

  1. Une la verdad con la realidad nuestra y de los demás.
  2. nos infunde la necesidad de conocer a fondo nuestra posición, nuestra doctrina, nuestra realidad.
  3. Genera y fomenta los valores.
  4. Nos nutre de la experiencia vivida desde la diversidad natural de la humanidad.

El diálogo exige:

  1. Comprender nuestras limitaciones.
  2. Respeto a la dignidad de los demás, sea cual sea su opinión, credo, situación de género, idea política, etc.
  3. Tomar la iniciativa. No esperar a ser invitados a dialogar. Sino provocar instancias de encuentro dialogicos.
  4. Humildad, como oposición a lo imperativo.
  5. Universalidad: es decir sin privilegios de ninguna clase.
  6. Cuidarse de la forma de hablar: gestos, tonos de voz, brevedad, coordinación de las ideas.
  7. Evitar frases ambiguas o términos que los demás desconozcan
  8. Evitar ofensas, aún cuando supongamos que se hacen en son de broma. ENTENDER:
    • Todos tenemos un trocito de verdad. El diálogo ayuda a unirnos para unificar la verdad (la mía y la del otro).
    • Prestar atención a las afirmaciones y argumentos del otro.
    • No condenar de antemano (prejuicios).
    • No pensar en vencedores y vencidos.

Es bueno recordar unas palabras del Prof. Alfonso Milagro:

Cuando hablas con los tuyos, cuando les reprendes, cuando les llamas la atención, cuando les exiges algo, les sueles gritar, ¿verdad? Te pregunto ¿por qué gritas?

Me dices que tienes la razón. Si tienes la razón, ¿para qué quieres los gritos? ¿La razón necesita de los gritos para ser reconocida y aceptada? Entonces la razón que tienes es muy débil; no necesitaría de gritos, ni de otra cosa, si fuera suficientemente fuerte.

Si no tienes razón, ¿para qué gritas? ¿Es que pretendes imponerte por los gritos sin tener razón? No te ilusiones, nunca los gritos fueron convincentes; hará callar a quienes tu crees tus inferiores, pero no los convencerá; y hacerte obedecer de alguien que no esté convencido, es imposible.

Si tienes la razón y expones la razón solamente con la fuerza del convencimiento, serás efectivo y llegarás mejor al corazón de los demás.

La mejor voz de mando es el ejemplo. Las palabras convencen, los ejemplos arrastran. Hablar y escuchar son contenidos de un mismo acto: el diálogo.

Tres formas de diálogo:

  1. Diálogo de la Vida
  2. Diálogo de la Acción
  3. Diálogo de Especialistas

1. Diálogo de la vida:

En líneas generales cuando hablamos de esta forma de diálogo nos referimos a una manera de relación en la que en conjunto aspiramos a vivir desde un espíritu de apertura y de ciudadanía, participando con los demás mientras compartimos experiencias sean positivas o negativas, o bien problemas y preocupaciones inherentes a nuestra naturaleza de ser humanos.

Cuando hablamos de apertura, hablamos de tener interés por el otro que es diferente a nosotros, que o bien puede pertenecer a un grupo social que piense diferente a nosotros, sea desde su visión de la sociedad, su postura religiosa, su club deportivo, su procedencia social, etcétera. Esto presupone, una actitud de hospitalidad y recibimiento, lo cual se manifestará luego en espíritu de ciudadanía, en estar dispuestos a encontrarnos, a aceptar ser invitados, a invitar al otro, ofrecerle nuestra ayuda y a aceptar la ofrecida por el otro, de ser necesaria.

Podríamos decir, que esta descripción no encuadra con la idea de un verdadero diálogo, sino “con un simple estado de convivencia mutua”, pero no se puede negar que en esta primera forma existe cierto grado de comunicación.

Una comunicación que nos compete a todos, sea en el barrio, la escuela, el trabajo. Y que si bien nos puede resultar algo natural, no por eso es espontáneo. Pues requiere necesariamente un recíproco esfuerzo de ambas partes, de mí y del otro.

Esta forma de diálogo al que denominamos de vida, y que nos ayuda a construir ciudadanía, es un factor importante en la construcción también de la armonía social.

2. Diálogo de acción:

La esencia del diálogo de vida, implica dar y recibir. Prestar mutuos servicios. Sucesos de carácter voluntario, como visitar a algún vecino que se halla enfermo, aún cuando éste sea de un club deportivo diferente al nuestro, de una visión política o religiosa distinta a la nuestra, son actos o gestos que no reparan en las diferencias.

Pero existen maneras de lograr que la cooperación sea organizada. En un barrio no todos somos del mismo equipo de fútbol pero nos decidimos a crear un club para todos nuestros hijos.

Para ello, se tomarán los recaudos necesarios para que este club tenga un nombre, un estatuto que le de constitución a la entidad, y regule las formas de organización, etcétera. Así, de esta manera nos encontramos inmersos en los principios de l diálogo de acción.

Esta manera de diálogo podemos desarrollarla en nuestro barrio, o podemos también llevarlo a una escala más grande. Es así como es que surgen organizaciones de ayuda nacional o internacional: pensemos en la Cruz, Roja, Caritas, y tantas otras. En este diálogo es esencial buscar coordinar a personas de diferente pensamiento o cualquiera otra diferencia a trabajar juntas aceptándose y respetándose mutuamente. Pensemos en la Defensa de los Derechos Humanos, en la Educación para la Justicia y la Paz.

3. Diálogo de especialistas:

Esta forma de diálogo puede también coexistir en el diálogo de acción. Es decir, que aquí se habla ya de un encuentro formal entre personas con interés propios. Puede haber una diversa cantidad de formas de diálogo. En primera instancia, pueden ser, bilaterales o multilaterales. Por ejemplo, entre médicos pedíatras y clínicos. En estos encuentros las posibilidades de tratar asuntos con profundidad. En el diálogo multilateral, es aquel que vincula a personas de diversas profesiones o de diversos representantes políticos.

Pensemos cuales son los factores que impiden el diálogo y qué factores son favorecedores:

Enumeremos todos aquellos factores, que por experiencia propia, vemos dificulta dialogar.

¿Cuáles de las tres formas de diálogo es la más cercana para implementar en nuestra comunidad?

Enumerar tres acciones favorecedoras a partir de cualquiera de las opciones elegidas.

Compartiendo Experiencias

Desarrollo: Eugenio Costa.

Consultas: asuarez@bc.org.ar.