Compartiendo Experiencias

Material para el Compromiso Solidario - 1º encuentro 2009

Encuentros Bíblicos para conocer y seguir a Jesús “Nace de Nuevo”
Fray Carlos Mesters, o.c. - Centro Bíblico Ecuménico, 1966.

1º Encuentro: El Camino de la Vida. ¿Cristiano por nacimiento o por elección? Marcos 10, 17-22

Marcos 10,1 “Partiendo de allí, vino al territorio de Judea y al otro lado del Jordán. Y de nuevo se congregó en torno suyo la gente y, como solía hacer, otra vez les enseñaba.

Marcos 10,17 El joven rico había salido de camino y vio como uno se le arrodilló y decía:” Maestro Bueno ¿Qué haré para poseer la vida eterna?

Marcos 10,18 Jesús le respondió ¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino solo Dios.

Marcos 10,19 Conoces los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, no defraudarás a nadie, honraras a tu padre y a tu madre”.

Marcos 10,21 “Jesús miró al joven, lo amó y le dijo” Solo una cosa te falta: ve vende lo que tienes, dalo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme”.

Marcos 10,22 se dice que el joven no aceptó la propuesta de Jesús, pues era muy rico. Y se retiró.

Reflexión del texto

Se dice que Jesús estaba retomando su camino. Estaba yendo para Jerusalén, donde iba a ser tomado preso y lo iban a matar. La gente lo sabía. Aún así el joven quiso aprender con Jesús y preguntó “¿Qué debo hacer para entrar en la vida eterna?. Por parte del joven esto es, una señal de buena voluntad y valentía.

Jesús responde "¿porqué me llamas bueno?" Nadie es bueno sino solo Dios. Jesús desvía la atención de si mismo hacia Dios. El joven debe fijarse en Dios, pues todo lo que Jesús vino hacer era revelar la voluntad del Padre, es decir el proyecto del Padre.

Jesús dice: Tú conoces los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, no defraudarás a nadie, honraras a tu padre y a tu madre”. Jesús solamente le recordó los mandamientos que se refieren a la relación con el prójimo. No habló de los tres primeros que se refieren a la relación con Dios. Para Jesús tú solo puedes estar bien con Dios, si sabes estar bien con tu prójimo. Para nada sirve engañarse.

El joven cumplía los mandamientos y no sabía para qué servían. Era como un católico practicante que no sabe porque ni para que sirve ser católico.

“Jesús miró al joven, lo amó y le dijo” Solo una cosa te falta: ve vende lo que tienes, dalo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme”. Esta observancia es para poder llegar a la donación total de sí mismo a favor del prójimo.

El joven no aceptó la propuesta de Jesús, pues era muy rico. Cuando la riqueza o la ideología de la riqueza ocupan el corazón y la mirada de una persona, esta ya no puede percibir ni el porqué, ni el para qué del Evangelio.

Compartiendo Experiencias

Desarrollo: Eugenio Costa.

Consultas: asuarez@bc.org.ar.