Compartiendo Experiencias

Reflexiones Espirituales

La casa de Juan es la casa de María

Le había dicho Cristo desde la Cruz a María, que Juan sería su hijo, y a Juan que María sería su madre.

Hemos transcripto con modificaciones este artículo -llegado a nuestras manos en forma anónima- porque, nos parece, vale la pena ser leído y meditado.

Después de la muerte de Cristo. María se dio una vuelta por Nazareth para levantar su casa, recoger unas pocas cosas y venirse a vivir en la casa de Juan.

Entre lo poco que tenía y lo mucho que fue repartiendo entre las amigas y los pobres del pueblo, sólo le quedaron un par de fardos que podían ser llevados muy bien por un borrico.

No se llevó ni la alfombra de la sala ni el espejo grande del recibidor, sencillamente porque nunca los tuvo. Un arcón hermoso, que se lo fabricó el bueno de José tampoco se lo llevó: se lo regaló a una vecina pobre.

Las herramientas de José se las regaló a un aprendiz de carpintero para que pudiera instalarse por su cuenta. Ella solamente se llevó de recuerdo uno de los martillos con que tanto habían trabajado José y Jesús. Después de empaquetar sus pocas cosas, fue dando vuelta despacio por toda la casa, acariciando de vez en cuando algún objeto que a ella le recordaba muchas cosas.

A las personas mayores se les hace muy difícil cambiar de casa, sobre todo cuando tienen que pasar de la casa propia a una casa ajena.

Para María, el cambio era mucho más fuerte. Ella había vivido en la casa de Dios, y ahora tenía que vivir en casa de los hombres. Pero, aceptó muy gustosa el venir a vivir a casa de Juan; y aceptaría muy gustosa el venir a vivir en cualquiera de nuestras casas. Es muy probable que además de vivir en casa de Juan, pasara temporadas en casa de los otros apóstoles. Todos querrían tener a María en su casa y María iría no pocas veces por las casas de todos.

Juan tendría la casa muy desordenada. No incurrimos enjuicio temerario al sospechar que, cuando María entró en aquella casa, habría polvo por todos los rincones y bajo los muebles, habría una túnica y una sartén colgadas de un mismo clavo de la cocina, vajilla sin lavar etc.

María se pondría enseguida a ordenar todo aquello. Ella sabía hacerlo muy bien; ella que había sido ama de la casa de Dios... Todo quedaría pronto más limpio, más ordenado, más agradable.

Verás María, ese pequeño desorden que encontraste en casa de Juan, lo encontrarás en todas nuestras casas. Y probablemente, más lío que en casa de Juan. En nuestras casas también suele haber muchas cosas que no están en su sitio.

Probablemente en casa de Juan, encontraste tú varios aparejos de pesca enredados y te pusiste a desenredarlos. En nuestras casas también encontrarás, si vienes, varias cosas enredadas; Varios lazos familiares que se han roto y se han enredado un poco. Tú sabes cómo se suelta y se desenreda todo esto, te agradeceríamos que te des una vuelta por nuestras casa para desenredar más de un lío

En casa de Juan encentrarías un poco de desorden: cosas que no estaban en su sitio.. También en nuestros hogares puede que encuentres algo de esto. Personas que no estén en su sitio: madres de familia que están poco en casa; hijos que no son controlados como debieran estarlo, esposos que no están en el sitio de esposos y padres ancianos que, quizás, están demasiado arrinconados.

En casa de Juan encontrarías varias cosas, de esas cosas que no sirven más que para estorbar, para criar polvo y para ocupar inútilmente un lugar.

También en nuestras casas encongarías cosas que sobran...; egoísmo, hastío, malos modos .Tú irías poniendo también en casa de Juan, una cosita aquí, otra cosita allá, hasta que no faltara nada de lo que deba haber en una casa. Ven a nuestras casas. María, porque también a nosotros nos faltan cosas importantes para la casa. En algunas casas falta paciencia, en otras sacrificio, en otras falta amor, en otras alegría, en otras..., tal vez faltan niños, por culpa de alguien de la casa.

Y luego, el dinero... ese dichoso dinero que tanto ensucia y enreda a los hombres y a las casas. Ese dichoso dinero que sobra en algunas casas, mientras es necesario en otras: ese dichoso dinero, que anda tan mal repartido por los hogares de los hombres.

Date una vuelta por nuestras casas, María, tú nos ayudarás a organizar bien nuestros hogares. Tú que pusiste la casa de Nazareth con tanto gusto, que vino a vivir en ella el mismo Dios.

Te invitamos a nuestras casas porque tú sabes muy bien que. desde que murió Cristo, tu casa es la casa de Juan; tus casas son las casas de tus hijos, los hombres.


Aporte Profe Claudio Federico Romero Mosser. Coordinador de Liturgia. Guía del Grupo Bíblico Parroquial. Catequista de la Catequesis Familiar. Catequista de Mayores con problemas. Basílica Y Santuario De La Sagrada Familia De Nazareth De Banfield. Pueyrredón y Maipú, Banfield.

NUEVA CRISTIANDAD (Institución Social Católica) - Cerrito 7070. 6º piso Oí.104; Capital Federal, Argentina. Tel: 811-2206 y 812 8511. Fax 811-9138. Internet: http://www.iglesia.org/nuecrist.htm E-mail: nuecristsicoar.com. Solicite y distribuya sus publicaciones.

Compartiendo Experiencias

Desarrollo: Eugenio Costa.

Consultas: asuarez@bc.org.ar.