Compartiendo Experiencias

Reflexiones Espirituales

Sobre la Vida

Muchas veces nos preguntamos qué es la vida, y sobre todo nos inquieta el saber para qué es la vida.

Porque es muy triste estar en una sala de espera, sin esperar nada, vivir porque se tiene vida, pero sin hacer nada en la vida, sin esperar nada de la vida, sin darle un sentido a la vida; una vida inútil es una muerte prematura.

Vive de tal manera, que cuando mueras no tengas vergüenza de haber vivido; al contrario, te sientas satisfecho de haber vivido y de haber vivido tal como viviste.

La vida no es placer, la vida no es comodidad, la vida no es diversión, la vida no es turismo, la vida no es dinero, la vida no es confort; la vida tiene todo eso, pero la vida no es eso.

Como tampoco la vida es dolor, la vida no es lágrimas y llanto, la vida no es sufrimiento y pesadumbre, la vida no son problemas y angustias... la vida tiene todo eso, pero la vida tampoco es eso, precisamente.

La vida es cumplimiento del deber, llenar un puesto, cumplir una misión, contribuir al bienestar de los demás: eso es vivir.

“En la senda de la justicia está la vida; el camino de los rencorosos lleva a la muerte” (Prov. 12,28). “Vosotros, que no sabéis que será de vuestra vida el día de mañana, sois vapor que aparece un momento y después desaparece” (Sant. 4,14).


Los cinco minutos de Dios. Meditaciones para cada día del año. Alfonso Milagro. Editorial Claretiana. Pág. 60, “Febrero 18”.

Compartiendo Experiencias

Desarrollo: Eugenio Costa.

Consultas: asuarez@bc.org.ar.